Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción

THE SCIENCE MODULE OF PERCEPNET PROVIDES PAPERS ON PERCEPTION AND SENSORY SCIENCE BY RESEARCHERS WORKING ON THESE DISCIPLINES

Hacia un mapa de las capacidades olfativas
[Towards a map of olfactive capabilities]
Núria Gibert
editorial@rubes.es

El olfato, aun siendo el más antiguo de los sentidos en la evolución del cerebro, es el más desconocido y menos estudiado de los cinco. Con el objetivo de profundizar en su desarrollo y determinar qué factores influyen en su evolución, dos centros hospitalarios de referencia en Cataluña, el Hospital Clínic de Barcelona y el Hospital Municipal de Badalona, han ideado un ambicioso estudio sobre el olfato, pionero en Europa.

Olfacat ha sido diseñado por un grupo de científicos de diversas especialidades con el propósito general de ampliar los conocimientos sobre el mundo que nos rodea, y el particular de estudiar enfermedades que, actualmente, con el alargamiento de la vida humana, requieren mayor atención. En este sentido, las expectativas son altas, dado que de los resultados puede depender la solución tanto de problemas rinológicos como de algunas enfermedades neurodegenerativas como el parkinson o el alzheimer. Según uno de los responsables del estudio, el Dr. Josep de Haro, del Hospital Municipal de Badalona, «parece que en las fases iniciales de estas enfermedades se produce una pérdida del olfato».

Deberás leerla por narices El estudio está basado en la recogida de impresiones personales sobre el sentido del olfato. Para ello, es necesario completar una encuesta respondiendo, por un lado, a la impresión causada tras oler cuatro sustancias distintas –facilitadas por Olfacat– y, por otro, a información (anónima, pero imprescindible) sobre el propio encuestado. [Véase el recuadro «Respuestas ante el olor».] Esta segunda parte va a ser fundamental para identificar posibles relaciones entre olfato y distintos factores como la edad, el sexo, la adicción al tabaco, el contacto con sustancias contaminantes o determinadas alteraciones hormonales en el caso de las mujeres.

La iniciativa puede llegar a ser el embrión de un futuro mapa sobre el «estado del sentido del olfato». Y es que, hoy por hoy, poco sabemos del número de personas que tienen mermada su capacidad olfativa. ¿Acaso alguien se plantea si son discapacitados quienes no tienen olfato? Ante éste y otros muchos interrogantes, Olfacat constituye, a pesar de ceñirse a un ámbito geográfico concreto, un importante paso hacia el conocimiento de las alteraciones del olfato, el estudio de su impacto sobre la calidad de vida y el impulso de la sensibilización de la opinión pública ante una doble realidad olfativa, individual y colectiva. Sin embargo, y más allá de nuevos estudios epidemiológicos, para el fomento de ese conocimiento sobre los olores y la comunicación química son necesarios cursos de estimulación que aumenten nuestra cultura olfativa. El marketing sensorial ya está actuando como señal de identidad en determinados productos, como pueden ser logos perfumados, lo que va a requerir mayor atención e información por parte de los consumidores a quienes vaya dirigida la comunicación sensorial.

Uno de los grandes retos que la ciencia se ha impuesto en los últimos tiempos es conocer más sobre nuestro cerebro. El olfato constituye un instrumento de conocimiento sutil que está estrechamente vinculado a la memoria y que abre grandes esperanzas en esa línea de investigación: un olor puede causar satisfacción, alegría o ternura, angustia o miedo, y evocarnos instantáneamente emociones del pasado. Y es que, consecuencias científicas al margen, el olfato es una puerta de acceso a mundos íntimos, difícilmente alcanzables con otros sentidos. Tal vez por ello cerramos los ojos cuando deseamos oler intensamente.



Respuestas ante el olor

Olfacat consta de cuatro discos (numerados del 1 al 4) que contienen cuatro sustancias olorosas diferentes y una encuesta. El test consiste en rascar, por orden numérico creciente, cada disco, olerlo de cerca durante cinco minutos y responder a todas las preguntas correspondientes al número:
· ¿Ha sentido algún olor? [Sí/No]
· El olor le ha resultado [Agradable/Desagradable – Suave /Fuerte – Fresco/No fresco – Irritante/No irritante]
· ¿Cree que había sentido ese olor antes? [Sí/No]
· ¿A qué cree que huele? (se ofrecen cuatro posibilidades según el número del disco y son del tipo: rosa, plátano, gasolina, coco, gas, perfume, vinagre, etc.).

Es muy importante realizar el test en condiciones óptimas, esto es, vigilar que en la habitación donde se vaya a realizar la encuesta no haya presencia de olores intensos, y que cada grupo de olores sirva para responder la encuesta a una única persona.

El cuestionario se distribuyó junto con el suplemento dominical de El Periódico de Catalunya del 21 de diciembre del 2003 y se espera recopilar entre 700 y 800 respuestas (un 5% del total de lectores del diario ese día). En el mundo sólo se ha realizado un estudio similar, cuando en 1986 la revista National Geographic difundió un cuestionario entre sus lectores al que respondieron unas 1500 personas.

Como novedad, Olfacat tendrá en cuenta también diversas variables que fueron medidas el día 21 de diciembre (presión atmosférica, temperatura, humedad, partículas en suspensión de la atmósfera, metales pesados y aeroalérgenos).

Los responsables de Olfacat son el Dr. Joaquim Mullol, coordinador de la Unidad de Rinología del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínic de Barcelona, y el Dr. Josep de Haro, médico adjunto del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Municipal de Badalona.

El análisis de todos los datos, así como la valoración estadística de la muestra, correrán a cargo de VoxPública y del Servicio de Epidemiología y Estadística del Hospital Clínic de Barcelona. Por su parte, El Periódico de Catalunya publicará sus resultados dentro de unos meses.


 

[+CIENCIA]
19/01/04
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]