Percepnet & Freixenet
Percepnet Percepnet Percepnet Percepnet
Percepnet Percepnet Percepnet
Rubes Editorial Percepnet Percepnet Percepnet Percepnet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
Percepnet Percepnet Percepnet
Ciencia

THE SCIENCE MODULE OF PERCEPNET PROVIDES PAPERS ON PERCEPTION AND SENSORY SCIENCE BY RESEARCHERS WORKING ON THESE DISCIPLINES

Cuando las redes neuronales fallan y el cerebro se convierte en un mp3
[Failure in neuronal webs and brains working as mp3’s]

Emili González-Pérez
Editor Científico
Rubes Editorial


Las alucinaciones musicales tienen su origen en un funcionamiento fallido de una red cerebral y provocan que el paciente escuche música constantemente en su mente.


¿Alguna vez le ha costado quitarse una canción de la mente? ¿Se ha repetido una y otra vez sin poder detenerla? Imagine que a partir de ahora va a pasar cada minuto del resto de su vida sin poder callar las falsas melodías que resuenan continuamente en su cabeza. En ese caso, estará sufriendo de alucinaciones musicales. Sensaciones subjetivas en las que la persona escucha claramente piezas musicales. No son distorsiones de una percepción real y tampoco se oyen dentro de la cabeza, sino como llegadas de una fuente externa. Son tan vivas y sólidas como una canción de la radio o del reproductor de música y, básicamente, están fuera de cualquier control.

¿Cómo oye la realidad el cerebro?
Las alucinaciones musicales son un fenómeno fascinante, en especial porque nos permiten echar una ojeada bajo la capa neuronal del raciocinio. Nuestros cerebros no funcionan simplemente tomando impresiones objetivas del mundo que nos rodea. Al contrario, continuamente están postulando teorías y comprobándolas frente a las percepciones de nuestra vida consciente. Es imposible testarlas a todas contra una imagen global de la realidad, simplemente porque el mundo es excesivamente complejo y cambiante. Por esa razón, el cerebro hace juicios rápidos sobre informaciones parciales, revisando teorías erróneas que no permiten realizar buenas predicciones, y utilizando las buenas teorías como base para sus acciones futuras.
Algunos científicos argumentan que las alucinaciones musicales son una clara evidencia de que nuestro cerebro también realiza teorías sobre la música. Cuando oímos sonidos perdidos, los asignamos a melodías en nuestra memoria. Lamentablemente, algunas personas no son capaces de testar sus teorías correctamente, y por tanto pueden creer que una tuna está cantando en la habitación de al lado, cuando en realidad sólo hay silencio.


Las alucinaciones musicales
Las alucinaciones musicales son una enfermedad resultado de unas redes cerebrales defectuosas que, normalmente, permiten percibir la música con normalidad. Los científicos empiezan ha estudiar este tipo de alucinaciones y su posible conexión con otras patologías. Los resultados muestran que alrededor de una de cada 10 000 personas mayores de 65 años padece alucinaciones musicales frecuentemente asociadas a un déficit auditivo o a otro tipo de alucinaciones.
En un número reciente de la revista Psychopathology, Victor Aziz, psiquiatra del Hospital St. Cadoc's de Gales, y su colega Nick Warner publicaron un completo análisis de 30 casos de alucinación musical estudiados durante 15 años. Aziz y Warner observaron que en dos tercios de los casos las alucinaciones musicales eran la única alteración mental que experimentaban los pacientes. Una tercera parte eran sordos o padecían una deficiencia auditiva. Las mujeres tendían a sufrirla más que los hombres y el paciente medio tenía 78 años de edad.1
Los temas que se escuchan son de una amplia variedad. En dos tercios de los casos la música era religiosa. Esta constatación sugiere que las personas tienden a oír canciones que han escuchado mucho o que son emocionalmente importantes.

Redes neuronales en actividad
Los resultados apoyan trabajos recientes que indican que el cerebro utiliza redes neuronales especiales para percibir música. Cuando las señales captadas por el sistema auditivo llegan por primera vez al cerebro, activan una región cercana al oído llamada córtex auditivo primario, que empieza a procesar sonidos en su nivel más básico. Luego se transmiten las señales a otras regiones, que pueden reconocer las características más complejas de la música: ritmo, cambios de tono y melodía. Finalmente, y en otro nivel, la música puede además asociarse a sensaciones y percepciones subjetivas o de tipo emocional.
Tim Griffiths, neurólogo de la Universidad de Newcastle Upon Tyne, en Inglaterra, realizó un escáner cerebral a seis pacientes ancianos que desarrollaron alucinaciones musicales tras perder parcialmente la audición. Griffiths descubrió en el cerebro una red de regiones que aumentaban su actividad a medida que las alucinaciones se hacían más intensas.2 Cuando los sujetos de su estudio sufrían alucinaciones, sólo utilizaban las partes del cerebro responsables de convertir sonidos simples en música compleja.Griffiths insinúa la posibilidad de que las regiones que procesan la música estén continuamente buscando señales cerebrales para interpretar. Aunque los oídos no les transmitan sonido alguno, es posible que el cerebro genere impulsos ocasionales y fortuitos que las regiones que procesan la música pueden interpretar como sonido. Entonces intentan asociar estos impulsos con recuerdos de música, convirtiendo unas cuantas notas en una melodía familiar.
Generalmente, estas señales espontáneas no producen más que una melodía difícil de eliminar de la cabeza. Pero la corriente de información procedente de los oídos suprime la música falsa. Griffith propone que la sordera interrumpe esta corriente de información. Y en algunas personas sordas los circuitos que buscan la música entran en hiperactividad: oyen música todo el tiempo. Observándose la amplificación de un mecanismo normal que está en todos.

Alucinaciones y más alucinaciones
Existe otra línea de evidencia paralela que apoya esta explicación de las alucinaciones musicales. Según parece, algunas personas con este problema, presentan además un problema análogo con la visión. Estos pacientes sufren de una enfermedad denominada síndrome de Charles Bonnet,3 que les hace padecer continuas alucinaciones visuales. En algunos casos, las alucinaciones son simples texturas o patrones similares a fondos murales. En casos más graves, estas personas pueden ver cualquier tipo de alucinación imaginable.


Victor Aziz detectó que había casos de personas que padecían simultáneamente alucinaciones visuales y musicales, y que según parece estas no eran pura coincidencia. Es posible que ciertas regiones del cerebro manejen estructuras de procesamiento complejas, tanto del sonido como de la imagen, y que puedan sufrir «cortocircuitos» de manera parecida, produciendo también alucinaciones similares o en parte solapadas. Resulta muy interesante comprobar que el escáner cerebral de personas con alucinaciones visuales es similar, en grado extremo, al obtenido en pacientes con alucinaciones musicales. En ambos casos, los centros superiores de procesamiento de la información, permanecen activos incluso cuando las regiones cerebrales que procesan la información de los sentidos se mantienen en reposo.



REFERENCIAS
1 Warner, N.; Aziz, V.: «Hymns and arias: musical hallucinations in older people in Wales»,Int J Geriatr Psychiatry 2005; 20 (7): 658-660.
2 Warren, J.D.; Jennings, A.R.; Griffiths, T.D.: «Analysis of the spectral envelope of sounds by the human brain», Neuroimage 2005; 24 (4): 1052-1057.
3 Aziz, V.M.; Nessim, M.; Warner, N.J.: «Charles-Bonnet syndrome and musical hallucination», Int Psychogeriatr 2004; 16 (4): 489-491.




 

pdfpdf pdf
[+CIENCIA]
19/05/06
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]