Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción

THE EDITORIAL SECTION PROVIDES MONTHLY COMMENTS AND REFLECTIONS ABOUT SENSORY SCIENCES BY PERCEPNET EDITORS AND CONTRIBUTORS

En son de paz
[The sound of peace]
Dicen que quien ha vivido una guerra recuerda sobre todo un ruido ensordecedor. Contra el ruido de la guerra, el sonido de la paz. Como arma de presión popular, en las últimas semanas ha aumentado considerablemente en la mayoría de ciudades españolas el nivel de decibelios alrededor de las diez de la noche, debido a las caceroladas convocadas por plataformas pacifistas, que las han consolidado como símbolo del movimiento popular de resistencia. Las cacerolas que pusieron música a la ruina de Argentina, con una inequívoca dimensión anticapitalista, se hacen sonar en España para mostrar el descontento. Por la catástrofe del Prestige, contra el botellón, contra los ruidos nocturnos. Pero se recordarán sobre todas las demás, las caceroladas de escarnio semanal contra la posición española en la guerra de Iraq. Los habitantes de las ciudades no se quejan de este ruido, participan, colaboran, golpean puertas metálicas, mesas de bar, farolas y barandas, cacerolas y sartenes. Se oyen cláxones, pitos y tambores.

El ruido expresa emoción y descontento, aplausos ante lo que emociona y golpes contra lo que enfada. Y sin embargo, se valora más el silencio. La ausencia de ruidos es una de las variables prioritarias cuando se calibra la calidad de vida que ofrece una ciudad. La contaminación acústica no sólo es una molestia sino también un amenaza para la salud. Los habitantes de las ciudades suelen estar expuestos a valores en decibelios superiores a las recomendaciones de la OMS. Pero las agresiones perceptivas se interpretan en función de un complejo de valores sensoriales perfectamente definidos que, sólo si es necesario, desencadenan la alarma, tras la cual el organismo en peligro reacciona a fin de contrarrestar la agresión. Las caceroladas nocturnas no son una amenaza, aunque intenten combatir el ruido de la guerra con otro ruido. La generación de un determinado sonido, aparentemente caótico, como resultado de un escenario empático, convierte una agresión sensorial en un grito lleno de matices y comunicación.


 

[+EDITORIAL]
11/04/03
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]