Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción

THE EDITORIAL SECTION PROVIDES MONTHLY COMMENTS AND REFLECTIONS ABOUT SENSORY SCIENCES BY PERCEPNET EDITORS AND CONTRIBUTORS

¡Naranjas de la China!
Hace apenas unas semanas hemos sabido de la presencia en las pasarelas de moda de lo que se ha venido a denominar «prendas inteligentes» especialmente diseñadas para incidir sobre determinados procesos fisiológicos de los individuos que las llevan. La idea (cómo no), de procedencia oriental, se ha extendido a las mayores empresas textiles internacionales, que pretenden revolucionar el mundo de los tejidos con soluciones pensadas para satisfacer numerosas «necesidades». Por ejemplo, ropa interior que incorpora una sustancia capaz de absorber malos olores o bien que permite adelgazar gracias a la presencia de cafeína en su composición. Una empresa de Corea del Sur, por otra parte, ha preferido potenciar aspectos más sensoriales y está haciendo un gran negocio con la venta de una línea de trajes para caballero perfumados con menta o lavanda.

La preocupación de Japón por la salud, y su tendencia a mimetizar actitudes tomadas del gran paradigma cultural dominante es sin duda lo que ha llevado al portavoz de la empresa Fuji Spinning Co Ltd, autora de la idea de equipar camisetas con provitamina C, a advertir que «no debe verse la ropa como un sustituto de los complejos vitamínicos, ya que las pastillas son, sin duda, mejores para obtener la vitamina C». ¿Cuál es el extraño bucle de ideas que lleva a este ejecutivo japonés a eliminar de la ecuación vitamínica los cítricos, dotados de una enorme riqueza nutritiva y sensorial, asumiendo al mismo tiempo con absoluta naturalidad la incorporación de compuestos aromáticos como valor añadido a productos de consumo que les son inicialmente ajenos? A pesar de que la compañía promociona la camiseta en cuestión, bautizada de forma provisional con el nombre de V-up, anunciando que podrá contener el equivalente vitamínico de dos limones y podrá lavarse hasta 30 veces antes de perder su efecto, se olvida de ellos a la hora de citar la que, para él, es la mejor fuente de ácido ascórbico: los complejos vitamínicos. De nuevo, el paradigma sensorial de una cultura expansiva empuja al olvido la sabiduría de una cultura milenaria.


 

[+EDITORIAL]
20/12/02
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]