SECS - Sociedad Española de Ciencias Sensoriales
     

Percepnet

CENTRO DE RECURSOS SOBRE PERCEPCIÓN Y CIENCIAS SENSORIALES
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
         
EDITORIAL

THE EDITORIAL SECTION PROVIDES MONTHLY COMMENTS AND REFLECTIONS ABOUT SENSORY SCIENCES BY PERCEPNET EDITORS AND CONTRIBUTORS

La percepción molecular desde la penumbra

[The perception from the molecular twilight]

Jaume Estruch
Percepnet

La frase «no sabemos exactamente cómo funciona el olfato» es un eufemismo que puede resultar incluso ofensivo ante la persistente falta de resultados concluyentes a la hora de plantear un mecanismo molecular consistente para nuestro sistema olfativo. Sabemos que olemos moléculas, pero no qué olemos de las moléculas.

Luca Turin, científico y experto perfumista que ha hecho militancia de su disidencia, en artículos varios publicados1 hurga en la herida del modelo que valió un premio Nobel a Richard Axel y Linda Bucken 2004 y que si bien explica satisfactoriamente aspectos funcionales del olfato naufraga en aspectos conceptuales.

Como ejemplo de la lentitud con la que avanzamos podemos mencionar dos investigaciones actuales que nos sitúan a la altura de los famosos sabios ciegos interpretando un elefante al tacto.

Uno de los trabajos de la Academia China de Ciencias publicado en una revista de referencia, Sciencie,2 trata sobre dos moléculas identificables como posibles feromonas humanas que siguen constituyendo un «santo grial» de la bioquímica y las ciencias sensoriales

El otro trabajo,3 publicado en una revista de escaso impacto, se adentra aún más en las señales olfativas y plantea que vinculan directamente el medio ambiente a la expresión génica a través de dos tipos de señales olfativas, los olores de comida y los olores sociales, capaces de alterar la actividad de hormonas mediadas genéticamente predispuesta por la actividad en el cerebro de los mamíferos.

De nuestro olfato depende no solo nuestra salud y bienestar, sino la capacidad de construir nuestra propia realidad y una imagen coherente del entorno. No se trata de funciones menores y prescindibles. Y a pesar de ello seguimos realizando esas maniobras en una incómoda penumbra. Sin avanzar significativamente en el conocimiento, ni saber del todo si transitamos por una plácida llanura o nos abocamos a un abismo. Una situación que no nos ha convertido en más prudentes, sino que seguimos abusando de la percepción molecular y saturando nuestro cuerpo y entorno con fragancias sin fin, carentes de significado. Empeñados en ignorar las potenciales consecuencias de nuestra ignorancia.

Nota

1. Molecular Vibration-Sensing Component in Human Olfaction: http://www.plosone.org/article/

2. Chemosensory Communication of Gender through Two Human Steroids in a Sexually Dimorphic Manner' DOI:10.1016/j.cub.2014.03.035

3. http://www.socioaffectiveneuroscipsychol.net/index.php/snp/article/

 

[+EDITORIAL]
23/02/15
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]