Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

El largo camino de una pequeña hormiga
[A long way for a small bug ]

Probablemente en más de una ocasión se habrá preguntado cómo las hormigas vuelven a encontrar el camino hasta la comida bien resguardada en su cocina. Pues bien, recientemente, neurobiólogos británicos han descubierto el mecanismo utilizado por la humilde hormiga maderera para orientarse a distancias que, en proporción, nos resultarían abismales. La base de la orientación está en un pobre sentido de la vista y el uso de marcas naturales en el paisaje habitual de la hormiga.

Científicos de la Universidad de Sussex, observaron cómo trabajaba el sistema de orientación visual de esta hormiga. Es bien conocido que en el primer viaje de una hormiga hasta el lugar donde se encuentra la comida, ésta sigue una señal química que han dejado las anteriores expedicionarias. A pesar de ello, este primer viaje es lento puesto que la hormiga debe caminar con sus antenas tocando el suelo para reconocer la señal química. Sin embargo, esta ruta también servirá como base para establecer una estrategia de aprendizaje eficiente. En ese primer recorrido la hormiga guarda imágenes de la ruta a medida que avanza y en los viajes posteriores se orienta utilizando una combinación de marcas espaciales y memorias del paisaje que la rodea. El grupo de memorias utilizadas es completamente diferente en el caso de que la hormiga se dirija a la comida o cuando ya ha cumplido su misión y regresa al nido.

Los investigadores afinaron sus conclusiones mediante experimentos diseñados en el laboratorio con una colonia de hormigas. Para demostrar que las hormigas disponían de una verdadera memoria visual a la hora de orientarse, Tom Collett y su equipo, entrenaron a los insectos para encontrar comida justo a 10 cm de un cilindro determinado. Después doblaron el tamaño del cilindro y la respuesta de las hormigas fue buscar la comida a 20 cm, exactamente la distancia que mantenía la proporción previa guardada en su memoria visual.

El estudio se complementó con experimentos que iban ganando en complejidad, de esta forma los neurobiólogos, descubrieron que las hormigas no sólo utilizaban como marcadores de posición los objetos mayores o más cercanos, sinó que la buena memoria para la orientación dependía en muchas ocasiones de un amplio campo visual del paisaje que las rodea.

Una mejor comprensión de los procesos de orientación visual de las hormigas puede ayudar al desarrollo tecnológico de robots de movimiento autónomo. El comportamiento de los insectos es más similar al de las «máquinas» que el que caracteriza a los mamíferos. Además, las hormigas son menos flexibles en su uso de estrategias de orientación, convirtiéndose en un buen modelo operativo para el diseño de robots capaces de orientarse en base a los mismos principios.

 

[+NOTICIAS]
22/01/2007
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]