Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

Papel destacado del olfato en las emociones
[Outstanding role of smell sense in the emotions]

Redacción
Rubes Editorial

Parece evidente que determinados olores pueden transportarnos a un lugar en el pasado, con sus buenos o malos recuerdos asociados, debido a que las emociones juegan un importante papel en la sensación de éstos últimos, en los que el olfato puede verse intensificado cuando algo malo sucede.

Investigadores de la Northwestern University, en Illinois, han demostrado recientemente la sorprendente vinculación al estimular a los voluntarios con estímulos eléctricos mientras olían ciertas sustancias. El descubrimiento, aparecido en Science, ayuda a explicar cómo los sentidos pueden alejarnos del peligro. Más interesante aún, podría arrojar luz sobre trastornos como el síndrome de estrés postraumático.

El estudio ha sido calificado de único por el profesor David Zald, científico de la Universidad Vanderbilt, que estudia cómo el cerebro maneja el aprendizaje sensorial y emocional. «Es un cambio en nuestra capacidad de percepción sobre la base del aprendizaje emocional.»

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que existe una fuerte relación entre los olores y las emociones. Por ejemplo, cierto perfume o el olor de un manjar recién cocinado pueden suscitar recuerdos de una persona querida que murió hace tiempo. De igual manera, el olor del combustible podría disparar recuerdos de un soldado que sufre el síndrome de estrés postraumático.

¿Podría una situación emocionalmente cargada hacer que el estímulo inicial sea percibido con más fuerza? El equipo de investigación reclutó a 12 jóvenes saludables para intentar responder esta pregunta. En repetidas ocasiones los voluntarios olieron distintas sustancias químicas con olores completamente diferentes de los percibidos comúnmente. Dos de los recipientes contenían la misma sustancia y un tercero presentaba otro olor que normalmente no es detectado. Los voluntarios identificaron correctamente el olor particular un tercio de las veces. A continuación, el investigador Wen Li aplicó a los voluntarios ligeras descargas eléctricas mientras olían la sustancia poco común. En pruebas de olores posteriores, la identificación del olor extraño aumentaba hasta el 70 % de las veces.

Junto a este resultado, los estudios de tomografía computarizada mostraron que la mejora fue más que una coincidencia. Se registraron cambios en cómo la región olfativa del cerebro almacenó la información del olor, registrando el olor vinculado al estímulo eléctrico para distinguirlo más rápidamente de un olor similar. Según explican los investigadores, esta es una característica de supervivencia que evolucionó para ayudar a los humanos a distinguir un olor peligroso de entre los innumerables que constantemente nos rodean.

Sin embargo, los estudios determinaron que las regiones del cerebro vinculadas a las emociones no discriminaron mejor entre los diferentes olores. Esta discrepancia entre regiones del cerebro para la diferenciación de olores y para su memoria olfativa podría estar asociada con la aparición de trastornos de ansiedad.

 

[+NOTICIAS]
03/04/2008
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]