Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

Cuando ver y sentir son lo mismo
[When see and feel become the same]

Diogo Lopes de Oliveira y Emili González-Pérez

¿Hasta qué punto puede ser cierto el condescendiente «siento exactamente como te sientes»? ¿Es usted capaz de sentir la sensación de presión en su propio cuerpo al ver a una persona siendo tocada? ¿Le resulta difícil creer que algo así suceda? Ese fenómeno existe y los psicólogos e investigadores del Departamento de Psicología del University College de Londres han sido los primeros que han intentado explicar esa reacción. En 2005, lo estudiaron en detalle y lo denominaron «mirror touch synaesthesia» (sinestesia de tacto especular, en inglés).

El fenómeno consiste en una hipersensibilidad asociada a lo que en neurología se denomina sinestesia (del griego syn, que significa «junto» y aisthesis, «percepción»): el desorden entre los sentidos que normalmente se experimentan por separado. Así, hay quienes son capaces de «sentir» colores, «ver» canciones o «percibir» sensaciones gustativas al tocar un objeto. Las formas de sinestesia más comunes son asociar palabras o letras a colores particulares (sinestesia de color-grafema). Esas particulares sensaciones se producen en una de cada 2000 personas, aproximadamente.

En un reciente estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, los científicos Jamie Ward y Michael Banissy proponen que en esta nueva forma de sinestesia se establece una relación muy próxima entre visión y percepción táctil. Además, ofrecen evidencias de que este tipo de sinestesia está relacionada con un incremento de la habilidad empática, una capacidad especial de ponerse en el lugar de otro.

Se sabe que cuando observamos otras personas moviéndose o cuando las oímos hablar activamos en nuestros cerebros los mismos circuitos nerviosos como si estuviéramos realizando dichas actividades, esta es la base neurológica de lo que denominamos empatía.

En los estudios sobre el tacto especular, las personas que experimentaban una percepción visual-táctil, describían que la sensación funcionaba como un espejo. Así, al observar una persona siendo tocada en su mejilla izquierda, una de las mujeres participantes en el estudio sentía la sensación en su mejilla derecha. Hasta el momento de conocer a los investigadores, la mujer no era consciente de que esa impresión tan vívida que tenía no era compartida por la gran mayoría de la población.

Los científicos ingleses trabajan con la posibilidad de que esta nueva forma de sinestesia esté causada por una hiperactividad del sistema neuronal que responde a la observación del toque. «Puede haber muchas personas que tienen esa sensibilidad, pero no son conscientes de que presentan la condición. Creen que es normal» dice Ward, científica integrante del equipo que estudia ese fenómeno.

El estudio ha analizado el sistema somatosensorial (el que permite al ser vivo experimentar sensaciones en las distintas partes del cuerpo –tacto, temperatura, posición, dolor) de algunos voluntarios. Los resultados demostraron que la corteza somatosensorial era activada en las personas no sinestésicas por la mera observación del tacto. Esta activación somatoscópica se organizaba de tal manera que la observación del toque en la cara activaba el área principal de la corteza somatosensorial primaria. En los sinestésicos estudiados esta activación está sobreexpresada.

Los voluntarios sinestésicos mostraron una elevada correlación con su componente empático, superior al de los individuos control. «Estamos observando una muy buena correlación entre empatía emocional y esta interesante condición de sinestesia. El próximo paso será demostrar si la hiperactividad del sistema especular causa directamente el aumento de la empatía», afirma el experto en «neuronas espejo», Christian Keysers de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos.

Los resultados de este estudio y la elevada correlación del mecanismo con los niveles de empatía parecen evidenciar hasta qué punto es correcta la noción de que la gente es capaz de mejorar su empatía al «ponerse exactamente en el lugar del otro».

 

 

[+NOTICIAS]
19/07/2007
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]