Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY


El secreto del bogavante sonrojado
Los que hayan visto un bogavante después de ser pescado sabrán que su color natural nada tiene que ver con el rojo que luce después de pasar por la cacerola. El llamativo color rojo de poco le serviría en el mar, donde pasar desapercibido es la mejor estrategia para no ser devorado. En esta situación, un azul oscuro es mucho más prudente.

La razón por la que estos crustáceos cambian de color después de la cocción ha intrigado durante más de cincuenta años al mundo científico, que ha buscado la explicación de este fenómeno. Finalmente, un equipo de científicos procedentes de distintos centros británicos, ha dado con la respuesta. Su artículo, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, explica cómo han conseguido describir la estructura completa de una importante unidad de la beta-crustacianina, la proteína responsable del color del crustáceo.

Esta molécula, que en condiciones normales se encuentra unida a un carotenoide, la astaxantina, se desnaturaliza con las temperaturas altas de la cocción y permanece a partir de entonces, en su forma libre. El carotenoide, liberado entonces de las presiones de la beta-crustacianina, recupera sus propiedades de absorción de la luz y adquiere el característico color rojo. Un mecanismo curioso que podría ser utilizado por los fabricantes de colorantes para desarrollar nuevos productos.

El trabajo, aparentemente sencillo, topó con la dificultad de obtener cristales puros en suficiente cantidad para poder ser examinados mediante cristalografía. El desarrollo de nuevas técnicas para obtener cristales con la ayuda de bacterias o las innovadoras herramientas que ofrecen los sincrotones han tenido un papel crucial para desvelar por qué se sofocan los bogavantes cuando se cuecen en la cazuela.

[30/08/02]




La ciencia de la percepción comprará palomitas
No sucede a menudo que le den a un cineasta una beca de carácter científico. Nichola Bruce, sin embargo, ha recibido una beca NESTA (Beca Nacional para la Ciencia, la Tecnología y las Artes), de 75 000 libras, que otorga el Gobierno británico, para continuar sus investigaciones acerca de la memoria y la percepción visual. Esta portentosa cineasta ha desarrollado gran parte de su trabajo en el terreno digital, experimentando con mucho éxito con la percepción humana.

La beca, de una duración de cuatro años, le permitirá a Nichola seguir con sus investigaciones y producir una serie de filmes que ayuden a definir conceptos universales de la percepción: las bases de los planos, el color y la perspectiva. Además, realizará trabajos acerca de la capacidad para mantener la atención sobre una imagen (como por ejemplo el número de imágenes que pueden percibirse en un determinado espacio de tiempo), los estados emocionales (imágenes universales del miedo, la alegría, la euforia…) y las distintas condiciones de visión (ensoñaciones, alucinaciones).

La beca NESTA, que se ha propuesto como objetivo apoyar y promocionar el talento, la innovación y la creatividad en los campos de la ciencia, la tecnología y el arte, podría ser el punto de partida para que las ciencias sensoriales y de la percepción llegaran también a las salas de cine, como los nuevos estrenos.

[30/08/02]




 

[+NOTICIAS]
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]