Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

Las bases neuronales del cerebro político
[Neuronal basis for a political brain]

Redacción

Los científicos de la Universidad de Nueva York y de la UCLA han encontrado, tras el estudio de la neurobiología de una serie de individuos, que los liberales toleran mejor que los conservadores aspectos comportamentales como la ambigüedad y el conflicto. Las bases de estas diferencias estarían en la forma en la que el cerebro trabaja.

Un sencillo experimento ha permitido dilucidar estos aspectos del procesado de la información, según la orientación política, dando origen a un estudio publicado recientemente en Nature Neuroscience.

Algunos estudios preliminares ya indicaban juicios de valor más estructurados y persistentes en los conservadores, mientras que los liberales solían mostrarse más abiertos a nuevas experiencias. El nuevo trabajo halla estos caracteres más allá de las situaciones estrictamente políticas, en el día a día de las personas.

Los participantes en el estudio fueron estudiantes universitarios clasificados en un amplio rango de tendencias políticas, desde la extrema izquierda a la extrema derecha. Todos ellos se sometían a una prueba en que debían pulsar una tecla al observar una M en el monitor y abstenerse de hacerlo cuando aparecía una W. Las M eran cuatro veces más comunes que las W induciendo a una cierta acción refleja hacia la pulsación en los sujetos experimentales.

Además, un electroencefalograma recogía la actividad de la corteza cingular anterior del cerebro de cada participante. Esta región cerebral es la implicada en la detección de conflictos entre las tendencias habituales (pulsar la tecla, en el experimento) y las respuestas más adecuadas a cada momento (no pulsarla). Tanto progresistas como conservadores mostraron una eficiencia similar en el reconocimiento de la M, pero los liberales presentaron mayor actividad cerebral y tuvieron menos errores al observar la letra W en pantalla.

El experimento realizado con otro grupo de participantes y en sentido inverso (pulsando con W y evitando pulsar cuando aparecía M) dio como resultado un patrón muy similar al primero. Una elegante demostración de que las diferencias individuales ligadas a las tendencias sociopolíticas están directamente relacionadas con la actividad cerebral.

Al analizar los datos, se observa que las personas liberales son 4,9 veces más propensas a activar la región cerebral encargada de tratar los conflictos habituales, y 2,2 veces más capaces de aparecer en la mitad superior de la distribución para el carácter que mide la exactitud y la precisión.

En base a este resultado, el estudio concluye que los liberales serían más propensos a aceptar nuevas ideas sociales, científicas o religiosas. David Amodio, el director de la investigación, sugiere que se debe ser cauto a la hora de calificar como mejor una u otra orientación política, ya que el estudio se centra en un rango muy concreto del comportamiento humano, y las tendencias mostradas por unos y otros pueden ser ambas positivas en función de la situación.

Además, Amodio también sugiere que la orientación política ocupa un amplio espectro, con opiniones sobre temas específicos que pueden verse influenciadas por diferentes factores como la educación y la riqueza. Así, ciertos liberales se oponen al incremento de impuestos y algunos conservadores apoyan el derecho al aborto. A la vez, reconoce que un entendimiento franco entre personas de tendencias políticas opuestas resultará difícil a causa de la neurobiología particular de sus cerebros.

 

[+NOTICIAS]
25/09/2007
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]