Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

Monet y Degas: arte y visión distorsionada
[Monet and Degas: art and distorted vision]

Paulina Contardo y Emili González-Pérez

Apreciar las formas y colores de la naturaleza es un privilegio que nos otorga la visión. Sin embargo, con el paso de los años aparecen enfermedades que resultan muy comunes en las etapas tardías de la vida.

Algunas de estas patologías oculares nos pueden llevar a observar el mundo con distorsiones tan evidentes como las que podemos ver en las siguientes imágenes. Son alteraciones que impiden distinguir los contornos con nitidez y hacen perder la idea real del entorno, produciendo angustia y frustración en los afectados.

Figura 1. Efecto producido por una catarata y por la degeneración macular, respectivamente. (www.geocities.com)

Por esta razón resulta difícil creer que dos de los grandes maestros de la pintura universal vivieron sus últimos años con esta particular visión de la realidad y que, sin embargo, no sólo pudieron continuar creando verdaderas obras maestras, sino que además, sus patologías habrían sido a la vez, potenciadoras de su genialidad.

Los ojos sanos de especialistas y los de los críticos de arte, han detectado en las pinturas realizadas en los últimos años de estos maestros, pinceladas y difuminaciones particulares, como parte de la técnica abstracta a la que nos querían llevar. Sin embargo, hoy sabemos que, muy probablemente, ello no era más que su imposibilidad sensorial de distinguir con claridad lo que estaban observando.

Una investigación llevada a cabo por Michael Marmor,* profesor de oftalmología de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), ha demostrado, a través de un programa informático, cuál era la probable visión real de Claude Monet y Edgar Degas. De este modo, se ha podido comprobar que la técnica de estos célebres pintores no cambió hacia la abstracción sino que estaba relacionada, básicamente, con dos enfermedades oculares del envejecimiento: la catarata y la degeneración macular.

El experimento publicado en la revista The Archives of Ophtalmology muestra imágenes creadas a través de tratamiento profesional de imágenes y guiadas por la experiencia del conocimiento médico del equipo de Marmor. En ellas podemos observar los cuadros de los pintores y la que podría ser su visión en el momento de pintarlos.

Figura 2. Los Nenúfares de Monet.

La enfermedad que afectaba a Claude Monet era la catarata, que se vio agudizada entre los años 1919 y 1922. El experimento de Marmor muestra la dificultad para distinguir los colores, la pérdida de la agudeza visual y el oscurecimiento de la lente, que va empeorando con el paso del tiempo. Por la imposibilidad de distinguir los colores, se dice que Monet pintó muchos de sus cuadros por hábito y gracias a las etiquetas de los tubos de pintura como referencia, lo que demostraría la intensidad de los tonos, como algunos azules y verdes, en algunas de sus obras.

La catarata es la pérdida de transparencia del cristalino, lente que tenemos detrás de la pupila y que utilizamos para enfocar los objetos que percibimos con la vista. Esta es la enfermedad de la visión más común en la tercera edad, cuando hasta tres de cada cuatro personas que superan los 75 años la padecen en mayor o menor medida. Claude Monet fue operado de cataratas y tras la intervención quirúrgica destruyó algunos de sus viejos cuadros y volvió a su estilo anterior, según explica Marmor.

Por su parte, Edgar Degas padecía de degeneración macular, hecho conocido a través de sus referencias personales en torno a sus problemas visuales, de los que hablaba en sus escritos donde además se observa un agrandado en la escritura por la dificultad, impuesta por la propia enfermedad, para leer.

Según el estudio del profesor Marmor, Degas, durante su enfermedad, fue cambiando progresivamente tanto los detalles asociados a las caras, como los sombreados. Así, los que durante 1870 eran delicados y exactos retratos de caras y trajes de ballet llegaron a los lienzos recientes llenos de manchas de color y de contornos irregulares, especialmente después del año 1900.

Figura 3. El Cafe des Ambassadeurs de Degas

A pesar de ello, Degas acabó aprovechando la dificultad que le producía la degeneración macular para ver los objetos que retrataba, ya que al mirarlos de lejos le parecía que los brochazos más gruesos que estaba logrando eran agradables a la vista, según señala Marmor. Esto le hizo consciente de su cambio de estilo hacia el expresionismo o la proximidad a la abstracción. Se dice que dibujó con pastel en lienzos cada vez más grandes, como en una lucha contra la patología que le afectaba. Así lo definió un crítico: «estos bosquejos son los testigos trágicos de esta batalla del artista con la enfermedad».

La degeneración macular es una enfermedad degenerativa que afecta el centro de la retina en personas mayores de 60 años. En su origen están la luz ultravioleta y diversos factores o deficiencias nutricionales. La retina es la parte sensible del ojo ubicada en la zona posterior del globo ocular y es la responsable de convertir la luz en estímulos nerviosos que llegarán a nuestro cerebro. Esta función se produce en la zona central de la retina y por esa razón un defecto en este lugar produce una extraña distorsión borrosa justo en el centro de la imagen.

Figura 4. En la degeneración macular, la patología hace que las líneas rectas se deformen y que la parte central de la imagen esté más distorsionada que el resto de la escena.

Con el experimento realizado por el equipo de Michael Marmor no se pone en discusión el valor artístico de las obras de Edgar Degas y Claude Monet. Muy al contrario, nos ayuda a entender cuál era la dimensión real del problema que padecían y que, ya sea por hábito o aprovechando de sus dificultades de observación, llegaron sin duda a encandilar a los admiradores del arte y a realizar geniales obras.

La conclusión de la investigación señala que tanto la reconstrucción del diagnóstico basado en la experiencia de los especialistas como la documentación histórica de las enfermedades de los artistas pueden ayudar a comprender la manera en que se presentó la realidad a estos pintores y cuáles fueron sus luchas y decepciones con la finalidad de poner el arte dentro de un contexto apropiado, concluye Marmor.

*Marmor, M.F.: «Ophthalmology and Art: Simulation of Monet’s Cataracts and Degas’ Retinal Disease», Arch Ophtalmol 2006; 124: 1765-1769

 

[+NOTICIAS]
20/06/2007
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]