Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

Los ratones tampoco entienden la inversión del lenguaje
[Rats do not understand the inversion... either in language]

Redacción

Como todos los años, los conocidos premios Ig Nobel, parodia humorística de los premios Nobel, se dieron cita recientemente en la Universidad de Harvard, para premiar la originalidad de algunas investigaciones científicas. Se trata de unos premios otorgados por la revista de humor científica Annals of Improbable Research, donde cada año se premian los trabajos más inusuales, imaginativos o inútiles con el fin de estimular el interés por la ciencia, la medicina y la tecnología. Para ello, difunden el mensaje de que estos premios reconocen investigaciones que inicialmente hacen a la gente reír y, a continuación, pensar.

Este año destacaron, entre otros, el premio Ig Nobel de la Paz 2007 otorgado al Laboratorio Wright de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos por la investigación y desarrollo de un arma química autodenominada «bomba gay», que causaría que los soldados enemigos se volvieran sexualmente irresistibles entre ellos; el Ig Nobel de Química 2007 para Mayu Yamamoto del International Medical Center de Japón por desarrollar una forma de extraer la fragancia y el sabor de la vainilla de los excrementos de vaca; el Ig Nobel de Medicina 2007 para Brian Witcombe y Dan Meyer por su estudio sobre los efectos colaterales de la ingestión recurrente de sables; el Ig Nobel de Física 2007 concedido a L. Mahadevan de Harvard y Enrique Cerda Villablanca de la Universidad de Santiago de Chile por estudiar en detalle cómo se arrugan las sábanas,...

En España ha recaído también uno de los originales Ig Nobel de este año, concretamente el de Lingüística para Juan Manuel Toro, Josep B. Trobalon y Núria Sebastián-Gallés, de la Universitat de Barcelona, por demostrar, con sus detallados experimentos, que las ratas, en ocasiones, no pueden distinguir la diferencia entre una persona hablando japonés y otra hablando holandés hacia atrás.

La investigación original titulada «The effects of backward speech and speaker variability in language discrimination by rats» es un estudio con roedores que pretende esclarecer aspectos del lenguaje comunes a todos los mamíferos, incluido el ser humano. El trabajo fue publicado en la revista de la Asociación de Psicólogos Americanos, Journal of Experimental Psychology , en el 2005.Los autores del trabajo son científicos del Grupo de Investigación en Neurociencia Cognitiva (GRNC) del Hospital Sant Joan de Déu y del Parc Científic de Barcelona.

La Real Academia de la Lengua define el lenguaje como un conjunto de señales que dan a entender algo. Esta capacidad está extraordinariamente desarrollada en el hombre, habiendo incorporado un sistema de comunicación mucho más elaborado que otras especies. Sin embargo, las investigaciones previas con ratas de laboratorio demuestran que algunos de estos mecanismos utilizados por el ser humano para adquirir el lenguaje son compartidos por otros mamíferos no primates y que, por tanto, no serían exclusivos del linaje humano ni de los mamíferos superiores.

El diseño del experimento partió de unos roedores de laboratorio divididos en dos grupos. A la primera mitad se les enseñó a oprimir una palanca para obtener manjar después de escuchar una frase en holandés y a la otra mitad de ratas a la misma situación pero al escuchar una frase en japonés. Los científicos hablaban en un idioma y luego de una pausa en el otro, observando que las ratas podían diferenciar las lenguas y obtener el manjar. Sin embargo, se confundieron sistemáticamente cuando el experimento se repitió hablando hacia atrás.

Según parece concluirse del experimento, queda demostrada la capacidad de los roedores para discernir entre lenguas tan diferentes como el holandés y el japonés por su ritmo y entonación, además de su incapacidad de detectar las diferencias entre ellas cuando cambian estas modalidades de uso, por ejemplo hablando al revés. Esta misma característica y limitación está también presente en los seres humanos, habiéndose observado previamente en pruebas con niños pequeños, y abre una nueva línea de investigación en torno a las bases neurológicas que intervienen en la percepción del lenguaje complejo.

Más información: www.apa.org/releases/speech_article.pdf  

 

[+NOTICIAS]
24/10/2007
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]