Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción

THE PERCEPTIONS MODULE OF PERCEPNET PROMOTES CRITICAL DISCUSSION ABOUT HOT ISSUES IN SENSORY SCIENCE AND PERCEPTION, THROUGH MONTHLY CONTRIBUTIONS OF OUTSTANDING RESEARCHERS AND PROFESSIONALS.
MEMBERS CAN SUGGEST ISSUES AND CONTRIBUTIONS

Sensorialidad básica (9): la visión
[Basic sensoriality (9): vision]
Josep de Haro Licer
Hospital de Badalona

Iniciamos esta breve exposición sobre la visión, recordando que en los órganos de los sentidos, en este caso concreto en los ojos, encontramos siempre los receptores y los sensores encargados de construir la percepción; percepción que abrirá la puerta a la sensación.

El ojo es una estructura mecánica en su 99 %; constituida por sistemas de protección exterior (párpado, córnea), sistemas de giro (músculos), sistemas de suspensión (ligamentos), sistemas de enfoque (cristalino) y sistemas de procesado general de la luz (humor acuoso, iris, humor vítreo). El 1 % restante es estructura neuronal y endocrino sensorial y se denomina retina.

La retina humana está formada por cinco capas celulares, de las que resaltamos las células captadoras de la luz llamadas «conos» (unos 5 000 000), especializados sobre todo en la detección de la luz intensa y los colores. Junto a los conos existen los «bastones» (unos 120 000 000) especializados básicamente en captar la luz ténue; y las «células ganglionares» (aproximadamente 1 600 000) que constituyen el principio del nervio óptico donde convergen los conos y los bastones a razón de 24 conos y 3 bastones por cada célula ganglionar.

Hay animales que sólo tienen bastones, como los búhos (ocurre típicamente en los animales de visión nocturna), o sólo conos como las palomas (ocurre en animales únicamente de visión diurna).

Además de los conos, bastones y células ganglionares encontramos otros tipos de células que van a colaborar en el procesado de la imagen, que no decribiremos aquí; y junto a las cuales hallamos otras muy especiales por su función no visual (neuroendocrina) y que dan lugar al tracto retinohipotalámico, vinculado con el sistema circardiano –que controla las fases de sueño-vigilia–; el resto de los distintos tipos celulares van a conectar con los centros cerebrales relacionados con la constitución de la imagen.

Aunque en la actualidad podríamos hablar de un paralelismo fácil entre el ojo y la cámara fotografica digital y entender la visión como la capacidad de captación de imágenes, deberíamos remarcar que, a pesar de parezca fácil, de hecho no lo es, debido a que en la realidad, dicha captación va a depender de tres niveles de intervención:

  1. La intervención pre-retina
  2. La intervención de retina
  3. La intervención post-retina

La intervención «pre-retinina» actúa antes de que la imagen llegue a la retina. Se lleva a cabo a partir de las estructuras mecánicas, los sistema de suspensión y los sistemas de procesado general de la luz que actúan sobre ella, reduciendo o aumentando su entrada, su distribución y su composición.

Gracias a este sistema, la imagen es depurada, o lo que es lo mismo, es protegida, centrada, perseguida, enfocada y purificada por medio de los sistemas de: a) protección (párpados); b) seguimiento y enfoque (músculos, ligamentos, cristalino) que le permitirá captar primeros o últimos planos y discriminar detalles (agudeza visual); c) filtrado para la reducción de radiaciones ultravioletas (humor acuoso, iris, humor vítreo); y por último, d) captación de los excesos de luminosidad dentro del propio ojo (capa pigmentaria). Por lo tanto, a este nivel ya se efectua un tipo de fragmentado de la información lumínica de la imagen.

Al nivel de pre-retina, le sigue el de «intervención de retina» (retina). En ella incide la luz que ya ha sido procesada por las estructuras que intrervienen en la fase anterior. Los estímulos lumínicos que llegan a alcanzar la retina son sometidos a un tipo distinto de fragmentado que comprendre, primero, la captación por separado de sólo tres tipos distintos de frecuencia de onda lumínica: la frecuencia correspondiente a los colores rojo, verde y azul (de 445, 535 y 570 nanómetros respectivamente), percibidos especialmente por los conos (diferenciados en conos para la captación de la luz roja, conos para la luz verde y conos para la luz azul). Mientras tanto, los bastones se encargan de la visión en la oscuridad.

En la retina se produce una segunda acción: la captación del brillo lumínico, en la que participan también los conos para los estímulos intensos de luminosidad y los bastones para los estímulos débiles de la misma. Una tercera acción consiste en la agudeza visual que depende sólo de los conos.

En la retina se desarrolla aún otra acción complementaria, que comprendre la captación lumínica, pero en este caso destinada a la regulación de la función neuroendocrina circardiana, vital para la fisiología de los relojes biológicos, de los que hablaremos en otro momento.

El tercer nivel de intervención corresponde a la «intervención post-retina» (cerebral). En este nivel los atributos de cualquier objeto, que han sido proporcionados en los niveles anteriores, son codificados y recodificados de distinta manera. Por ejemplo: se elabora la composición de los colores a partir de rojo, verde y azul junto con el blanco (suma de los tres colores) y el negro (ausencia de los tres colores), y junto a toda una gama de grises.

Todos los colores son decodificados a nivel psicológico en forma de matíz y en forma de saturación. Como matíz obtenemos la percepción-sensación de los distintos colores: verde, rojo, azul, etc., y como saturación se obtiene la percepción-sensación de dilución de los mismos (más claros o más oscuros). Junto a estas características tenemos también la textura, la luminosidad, el contraste, la profundidad, la orientación (horizontal, vertical), la longitud, la angulación, el tamaño, el volumen, la distancia, el movimiento, la velocidad y la dirección, todas ellas construidas (captadas y procesadas) a nivel cerebral. Todas estas características son enviadas al cerebro, que las somete de nuevo a un último proceso de descomposición, para posteriormente reintegrarlas y ser interpretadas, en niveles superiores, en forma de imagen con color, distancia, volumen, movimiento, textura, etc.

En el cerebro se manifiesta el predominio ocular (el ojo dominante en la visión). La zona principal del cerebro que capta la información visual se halla en el córtex de la región más posterior (lóbulo occipital) del cerebro, y como cualquier otra parte del córtex cerebral contiene seis capas principales de grupos neuronales. Es a través de estas capas que se consigue el análisis de la imagen, previamente depurada y captada en la retina.

Acompañan a esta zona principal, otras regiones cerebrales situadas en el lóbulo parietal y en el lóbulo temporal, en las que se procesa el «dónde» (la ubicación de la imagen, en el lóbulo parietal), y el «qué» (de qué se trata y de que está hecho, en el lóbulo temporal) (figura 1). En esas zonas no principales acaba determinándose el predomio ocular, velocidad, dirección y movimiento, más que la identidad de la imagen.

Figura 1. En el cerebro existen tres grandes zonas encargadas de la elaboración de la imagen. La zona del lóbulo occipital (la principal) y las zonas de los lóbulos temporal y parietal.

Lo aquí descrito es captado por el individuo como si sucediese a la vez; cuando en realidad se han necesitado distintas fases de descomposición y reelaboración de la imagen para finalmente obtener la sensación de conjunto.

Continuaremos este recorrido básico sobre los sentidos.

Dr. J. de Haro

Sensorialidad básica (1): la realidad ingenua
Sensorialidad básica (2): los filtros de la realidad
Sensorialidad básica (3): la multiplicidad de los sentidos
Sensorialidad básica (4): la diversidad táctil
Sensorialidad básica (5): presión, vibración y cosquilleo
Sensorialidad básica (6): la importancia clínica del tacto
Sensorialidad básica (7): el dolor
Sensorialidad básica (8): dimensiones del dolor

 

[+PERCEPCIONES]
15/05/08
[SUGGEST-AN-ISSUE]
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]