Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción

THE PERCEPTIONS MODULE OF PERCEPNET PROMOTES CRITICAL DISCUSSION ABOUT HOT ISSUES IN SENSORY SCIENCE AND PERCEPTION, THROUGH MONTHLY CONTRIBUTIONS OF OUTSTANDING RESEARCHERS AND PROFESSIONALS.
MEMBERS CAN SUGGEST ISSUES AND CONTRIBUTIONS

Ecología sensorial
[Sensory ecology]
Jaume Estruch
rubes.editorial@rubes.es

Las culturas se comen y beben. Son mucho más que verbo. Sus platos y copas se elaboran según específicas y coherentes visiones del mundo, y despliegan su oferta sensorial en busca de sentidos a los que cautivar y transmitir su mensaje. De esa forma, las culturas mantienen entre sí delicados equilibrios, y en su particular y paradójica ecología, el depredador es el cocinero y la presa, el comensal. Hay sabores y aromas colonizadores que desplazan a los indígenas, los cuales, lentamente, se diluyen hasta entrar en vías de extinción que corresponden al desuso y olvido humano.

La experiencia demuestra que los paradigmas sensoriales de las culturas expansivas y dominadoras suelen tener perfiles simplistas, rudos y agresivos, que resultan a menudo repugnantes a las sociedades maduras, decadentes, sofisticadas y sensorialmente cultas.

No es extraño, pues, que el choque sensorial resulte lo suficientemente cruento como para que el vencedor vea salpicada, tal vez para siempre, su arrogante percepción con los delicados perfumes del vencido, de forma que la amenazada biodiversidad sensorial recupera parte del legado a punto de desvanecerse. El balance global, sin embargo, siempre es desolador: los humanos perdemos a diario sabores, olores y texturas que perecen en miles de campos de batalla culturales. Y con ellos desaparecen formas de percibir e interpretar el entorno que jamás recuperaremos. Son pérdidas que las incipientes ciencias sensoriales, impotentes, no pueden ni tan siquiera enumerar. Y mucho menos analizar, estudiar, describir.

Pero la auténtica catástrofe se produce cuando toda la sabiduría de una cultura milenaria queda tan diezmada por la cocina imperial, que sólo aspira a asaltar en tumulto la despensa del vencedor.

Esta es la parábola de lo que ahora mismo se está produciendo en una de las periferias de la cultura que descubrió los mil perfiles de las especias, que sumergió la delicadeza de los piñones en la frescura del té, que extrajo los perfumes de las exóticas flores del Índico. En una reacción desesperada, arremete contra la vulgaridad sensorial representada por la más popular de las colas imperiales, «inventando» otra bebida clónica, igualmente vulgar, extraña a su riqueza sensorial, sin más aportación significativa que alterar anecdóticamente su nombre y con el único fin de ganar cuota de mercado, que es la despensa, mediante vagas promesas de ayudas sociales a costa de porcentajes del producto interior bruto (que no es más que otro calco de las promesas porcentuales de la cultura colonizadora).

Semejante renuncia nos da que pensar. Es urgente un inventario de sabores, aromas, tactos y texturas, sensorialmente catalogados, empezando por los de las culturas más amenazadas a fin de que, frente a la ascensión imparable de la versión sensorial de pensamiento único, podamos impedir los suicidios culturales y reivindicar la libertad de percepción con suficiente memoria histórica como para recuperar el irrenunciable legado de nuestros sentidos. Que son miles: todos los que mantienen el frágil y fascinante equilibrio de nuestra ecología sensorial.

http://www.coca-cola.com/
http://www.mecca-cola.com/


 

[+PERCEPCIONES]
20/12/02
[SUGGEST-AN-ISSUE]
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]