CENTRO DE RECURSOS SOBRE PERCEPCIÓN Y CIENCIAS SENSORIALES
     
SECS - Sociedad Española de Ciencias Sensoriales

Percepnet

portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
           
PERCEPCIONES

 

THE NEWS SECTION OF PERCEPNET PROVIDES UP-TO-DATE INFORMATION THAT SENSORY SCIENCE EXPERTS MAY NEED.
MEMBERS CAN ADDRESS THEIR NEWS TO THE SENSORY COMMUNITY

El ciborg sonocromático
[The sonochromatic cyborg]

Núria Gibert
Percepnet

Primer pasaporte de un ciborg Hace unos días conocí a Neil Harbisson. Un placer, que reitero desde estas líneas, el de compartir una tarde con el primer ciborg reconocido por un Estado, el británico, cuando en 2004 le otorgó el derecho de fotografiarse en su pasaporte con el eyeborg que le permite oír colores. Neil es acromatópsico, una enfermedad rara que le impide ver color. Su vida, en blanco y negro, cambió cuando con el dispositivo que siempre lleva consigo consiguió reinterpretar y pasar los tonos cromáticos a tonos acústicos.

¿Un nuevo lenguaje? Hacia la suplantación de sentidos

Grabar imágenes para que los colores sean interpretados a través del sentido del oído. Se trata de «escuchar el color», de convertir los tonos de una escala de colores a tonos audibles. Tras unos cinco años conectado a este sistema híbrido que le permite «extender sus sentidos», Neil percibe y traduce colores en sonidos con una naturalidad más que aceptable. Para él, su objetivo primordial es acortar el camino hacia un implante que le permita oír colores sin la aparatosidad del explante que utiliza actualmente, una versión muy mejorada de la que empezara a usar en 2004: unos prototipos de mayor envergadura y que le obligaban a llevar un gran auricular y un pesado ordenador-mochila pegado a su espalda.

Hibridación de sentidos

El dispositivo, bautizado como eyeborg, consiste en un sensor que Harbisson lleva en la cabeza, como si de un tercer ojo se tratara, y que enfoca en la misma dirección que él mira.
El sensor envía todo lo que percibe a un portátil, que él lleva siempre consigo, su segundo traje. Neil Harbisson A partir de aquí, un programa informático convierte las ondas electromagnéticas de la luz en frecuencias de sonido, es decir, en notas musicales que él puede interpretar como una escala de colores escuchando el pequeño auricular acoplado a su oído. Hasta aquí, la teoría… Pero, ¿cómo vive Neil esta experiencia?

El paso de la frecuencia de luz a frecuencia de sonido no es precisamente lo que denominamos melodía, no se basa en conceptos armónicos sino matemáticos, y el resultado es un incomprensible conjunto de microtonos que, aparentemente, sólo tienen sentido para él.

En el encuentro que mantuvimos en Barcelona, en la sede de la SGAE, Harbisson nos explica que «fa es el rojo»: es decir, a la nota fa de la escala le adjudica el color rojo de 440 THz de frecuencia. Fa es rojoÉsta es su convención cibernética que le permite, mediante la escala cromática sonora, distinguir 12 colores básicos. «Mi cerebro no distingue de dónde procede la información.» Y es que este ciborg está ya tan acostumbrado a escuchar esos microtonos (molestos para la mayoría de nosotros como pudimos comprobar en su exposición) que lo vive «como una expresión perceptual» más.

Harbisson estudió composición musical y piano (me pregunto si el blanco y negro de los pentagramas o de ese instrumento influyeron en su decisión), y desde la música y su interpretación al piano se acercó al color. Nos explica cómo «durante un tiempo de mi vida, rechacé la existencia de los colores, me alejé del color… y me di cuenta de que era imposible vivir sin él»; en efecto, las referencias al color son constantes en la literatura, la poesía, la publicidad y, por supuesto, el arte. «Ahora veo muchos más colores que vosotros», ya que tras perfeccionar el sensor y educar el oído, es capaz de percibir 360 matices cromáticos en una octava. No duda, por otro lado, de que el oído es «el sentido más desarrollable y con más posibilidades que tenemos los humanos» y no es por azar que eligió la transferencia de vista a oído. Podría haber probado también con el olfato, «pero estamos poco entrenados».

Pintura sónica

Inevitablemente, la invención de este nuevo lenguaje ha provocado la necesidad de profundizar en nuevas formas de expresión. Su particular posibilidad de «percibir colores con los ojos cerrados» le ha llevado a emprender algunos proyectos creativos como su serie El color de las ciudades o los Retratos sonoros. Algunas de estas obras se han podido contemplar y escuchar en Espai Tramart, la pequeña sala de exposiciones de la librería de la SGAE, en Barcelona. «Os puedo asegurar que las ciudades no son grises (…) A los 11 años descubrí que los colores eran mucho más de lo que te cuentan; yo me había aprendido que el cielo era azul, por que todos así lo mencionaban, la hierba era verde… pero el cielo de noche es oscuro, al atardecer es rojizo, o la hierba es amarilla cuando está quemada por el sol. ¿Qué ocurría entonces?». Cuando este ciborg empezó a escuchar los colores, también descubrió que el tópico que asocia ciudad y gris no era cierto, y viajó por numerosas ciudades para captar su color. «Para mí, hay más color en la ciudad que en la naturaleza» y el resultado de este trabajo así lo demuestra.

Retrato sonoro de un asistente a la charla Su última creación son retratos sonoros de personajes conocidos, como el príncipe Carlos de Inglaterra, Leonardo di Caprio o Montserrat Caballé, entre muchos otros, que han despertado numerosas anécdotas y curiosidades. ¿Cómo sonamos los humanos? Las diferencias, según nos demostró Neil, son perceptibles en esas «melodías robadas»… algo que le ha permitido crear este proyecto musical. Traducir discursos a colores o componer la música que te gusta trabajando con esa percepción cromática son algunos de sus retos. Actualmente está trabajando en la idea de una película cuyos planos surjan de la música: «quiero esta banda sonora, con x notas, coloco x colores», nos cuenta.

No es ciencia ficción, es una realidad. Tuve la suerte de compartir este encuentro junto a un joven que padece acromatopsia. Su atención hacia Neil y la posibilidad real de poder ver colores nos emocionaron más si cabe. Ante la pregunta de un no acromatópsico de si valía la pena haberse convertido en un ciborg, Harbisson concluyó: «La percepción vale la pena y mi objetivo es percibir más aún». Tiene claro poder superar al ojo humano, «oír infrarrojos y rayos violeta», y en un futuro no muy lejano implantarse el sensor en su frente, de modo que tan sólo un imán servirá para garantizar la calidad de vida de este entrañable ciborg.

Para saber más:

Percepnet: A la búsqueda del ciborg extrasensorial

TV3, Televisió de Catalunya: Entrelínies
(Emisión: mayo 2010. Idioma: catalán)

Adam Montandon on Discovery Channel: The art of Science
(Emisión: noviembre 2008. Idioma: inglés)

 

Arriba

 

 

[+PERCEPCIONES]
26/05/2010
[POST-A-NEWS]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]