Percepnet & Freixenet
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción

THE REFERENCES SECTION OF PERCEPNET COMMENTS ON RECENT RESEARCH PAPERS APPEARED IN SPECIALIZED MAGAZINES


Identificado el aroma del mar
[The smell of seaside has been identified]
Todd, J.D.; Rogers, R.; Guo Li, Y. et al: «Structural and regulatory genes required to make the gas dimethyl sulfide in bacteria», Science 2007; 315 (5812): 666-669.

El ancestral misterio sobre el peculiar olor que caracteriza a la orilla del mar y que encandila a más de un romántico, parece haberse descifrado gracias al descubrimiento de una nueva especie de bacteria aislada en la costa de North Norfolk, en el Reino Unido.

El profesor Andrew Johnston y su equipo de la Universidad de East Anglia acaban de aislar este particular microbio en los lodos de las salinas de Stiffkey. Según describen en el trabajo publicado recientemente en Science, han podido identificar el gen responsable de la emisión y producción de un gas fuertemente oloroso responsable de esta percepción olfativa, el dimetil sulfuro (DMS).

A pesar de cierta creencia generalizada de que aspirar el olor a ozono que desprende la orilla del mar tiene ciertas virtudes, ésta idea parece no estar del todo justificada, ya que el ozono no es tan beneficioso y, además, no es el responsable del particular olor de la orilla del mar, que en realidad es debida a la inhalación del DMS.

El dimetil sulfuro es un gas poco conocido pero importante. En todos los oceanos, mares y costas del mundo, decenas de millones de toneladas de este gas son desprendidas a la atmósfera por estas bacterias (Marinomonas), que viven asociadas al plancton y a las plantas marinas, incluyendo algas y plantas de ambientes salobres. El DMS se forma a partir del dimetilsulfopropionato (DMSP), que es un metabolito secundario de estos vegetales, mediante la actividad del producto de un gen característico en estos microorganismos.

El DMS juega un papel destacado en la formación de nubes que cubren los océanos con efectos importantes en el clima global, como ha postulado James Lovelock en la «Hipótesis de Gaia». Además, es un elemento remarcable en la localización efectiva de alimento por parte de las aves marinas, que presentan un olfato muy perfeccionado para detectar pequeñas concentraciones de DMS asociado a los grandes afloramientos de plancton de elevada producción vegetal.

El DMS es conocido por los científicos desde hace tiempo, pero el mecanismo responsable de su producción no se había identificado hasta ahora. Aislando este único gen de Marinomonas y clonándolo en otras bacterias normales han podido descifrar que el proceso metabólico por el que se produce el DMS es muy diferente del que se había predicho inicialmente, y que una bacteria ninguneada hasta ahora es el principal responsable del olor a mar característico de la orilla.

 


 
 
[+REFERENCIAS]
19/03/07
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]