SECS - Sociedad Española de Ciencias Sensoriales
     

Percepnet

CENTRO DE RECURSOS SOBRE PERCEPCIÓN Y CIENCIAS SENSORIALES
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
         
TECNOLOGÍA
   

 

THE TECHNOLOGY SECTION OF PERCEPNET PROVIDES RESEARCH PAPERS, NEWS AND CONTRIBUTIONS ON TECHNOLOGICAL DEVELOPMENTS AND INNOVATIONS
El sonido de las bacterias

[The sound of the bacteria]

Redacción
Percepnet

Un equipo de investigación de la Ludwig-Maximilians Universitat Munchen (LMU, Munich, Alemania) ha conseguido desarrollar un nanomicrófono capaz de registrar sonidos seis órdenes de magnitud menores que el umbral del oído humano. Está basado en una trampa óptica en la que hay nanopartículas de oro.

El uso de la tecnología láser es la fuente de muchas innovaciones en el estudio de los organismos vivos y la nanotecnología. Uno de ellos ha revolucionado la biología molecular. En este caso hablamos de unas pinzas ópticas cuyo desarrollo conceptual se produjo en 1986: un haz de luz monocromática producida por un láser de baja potencia que puede mantener una partícula dieléctrica en su lugar o moverla sin contacto. Los principios ópticos se utilizan comúnmente para manipular el DNA en el interior de las células vivas. También se puede utilizar para medir las fuerzas que actúan sobre las partículas microscópicas (expresadas en piconewtons). Una vez atrapadas en el haz luminoso, los instrumentos pueden medir su potencial de movimiento y, por tanto, las fuerzas que experimentan.

Dos científicos de dicha Universidad, Jochen Feldmann y Andrey Lutich, han mostrado que si se colocan nanopartículas en una de estas pinzas pueden usarse como un detector de sonido muy sensible. Las partículas atrapadas vibran alrededor de sus posiciones de equilibrio dentro de las pinzas a causa de las ondas de sonido. Además, se puede calcular la frecuencia del sonido correspondiente.

En los experimentos usaron tanto una aguja wolframio pegada a un altavoz que vibraba a 300 Hz como unas partículas de oro periódicamente calentadas por otro láser, algo que las hacía vibrar a 20 Hz. El nanomicrófono consistía en una pinza óptica alimentada con un láser de 808 nm de longitud de onda y unas con esferas de oro de 60 nm de tamaño, sumergidas en agua y atrapadas por el haz láser que hacía de pinza.

Mediante una cámara pudieron seguir y grabar el movimiento de las esferas de oro. Dicho movimiento era una superposición entre el movimiento inducido por el sonido y el movimiento browniano de las bolitas.

Según Alexander Ohlinger, miembro del equipo, se podría desarrollar un nuevo tipo de micrófono que permitiría escuchar lo que ocurre en la muestra biológica que se está viendo con un microscopio. Pero antes de que la técnica pueda ser aplicada a los sistemas biológicos se debe diseñar un sistema que limpie la señal obtenida del ruido introducido por el movimiento browniano.

El nano-ear podría abrir todo un nuevo campo de «microscopia acústica», comenta Ohlinger. Los científicos podrían ser capaces de escuchar las bacterias, virus, e incluso los procesos celulares como la replicación del DNA y la mitosis.

 

[+TECNOLOGÍA]
28/03/12
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arriba
portada | percepciones | ciencia | tecnología | industria | noticias | directorio | buscar | suscripción
©Rubes Editorial
[Créditos]